Inicio > Ricardo Alamo de Tecnico de Televisores A Galan de Telenovelas

Ricardo Álamo, de técnico de televisores a galán de telenovelas

2013-06-20 16:28
Venevision
Compartir

Luego de su exitosa protagonización en la telenovela Válgame Dios, Ricardo Álamo enfrenta un nuevo reto: Leonardo Alfonso Macho-Vergara, el personaje que interpreta en la nueva superproducción dramática de Venevisión, De todas maneras rosa.

 

Son 21 años de carrera los que posee este talentoso amante de las artes escénicas. Aún recuerda sus inicios "reparando televisores y haciendo cuantas conexiones electrónicas podía". Ahora como artista consagrado, le complece haberse formado integralmente. Sabe de "iluminación" y reconoce que tiene "un claro manejo y funcionamiento de las cámaras".

 

"Definitivamente es algo que me apasiona y a lo cual estoy abocado de lleno. Me veo como generador de contenido y realizador. ¡Soy un hombre enamorado del espectáculo!", admitió Álamo, a quien veremos en pantalla desde el 25 de junio, cuando se estrene la telenovela de Carlos Pérez.

 

Su pesonaje en esta obra dramática se vio forzado a estudiar ingeniería para complacer a su padre (Anselmo – Gustavo Rodríguez), es mujeriego por herencia familiar, un eterno enamorado de la mujer… ¡pero de todas!, hasta que conozca a Rosa (Marisa Román) y quede deslumbrado frente a su belleza y particular personalidad. “Leonardo es algo temperamental e impulsivo por momentos… ¡vive enredado! Pero es todo un príncipe con todos los elementos nobles que caracterizan a un protagonista clásico. Una vez que conoce a Rosa sufrirá por creer que la mujer que ama es inalcanzable, por ser la mujer de su hermano (Luis Enrique – Antonio Delli)”, comenta Ricardo.

 

¿Tienes algo en común con Leonardo Alfonso?

 

Puedo ser impulsivo cuando me trazo metas y cuando estoy en procesos creativos. De las características del príncipe azul, según mi hija mayor, reúno varias (risas).

 

Tomando en cuenta la personalidad que describes de Leonardo… ¿Qué opinión te merece los hombres que en la vida real son así?

 

Lo impulsivo depende en que ámbito lo sea; si es para lograr metas, no está mal. Lo temperamental considero que no es un buen aporte al equilibrio de la paz en nuestro entorno… Y en cuanto a lo de ser príncipes… ¡todos deberíamos serlo! (risas).

 

¿Cómo te sientes trabajando por primera vez bajo la pluma de Carlos Pérez?

 

Carlos Pérez es uno de esos personajes que deberían abundar más en la humanidad… Cada día estoy más orgulloso de ser su amigo y de percibir de él lo bonito a través de lo simple. Él es la profundidad de lo sencillo y eso lo hace un hombre lleno de sabiduría. Trabajar con él es una aventura indescifrable que termina en líneas donde la creatividad y la chispa son el elemento global de un hombre que maneja el género de una manera muy clara. En el plano macro, lo que nos regala Carlos es un rato sabroso de espectáculo.

 

¿Podrías contar alguna anécdota que haya ocurrido en alguna grabación de la telenovela?

 

En el primer capítulo tenía que grabar una escena con un vendedor de periódicos y no había manera de que pudiera decirle una línea que me tocaba decirle… El muchacho lo hacía muy bien, pero cuando pasaba frente a mí y le tenía que decir “no amigo, esa historia ya me la sé”, el pana seguía de largo y me dejaba hablando sólo (risas)… Después de intentarlo más de quince veces, y en el calor de la Isla de Margarita, por un momento pensé que era “!Que Locura!” (risas).

 

¿En qué has cambiado desde tu debut en la telenovela transmitida por Venevisión “La Loba Herida” (1992), hasta hoy en día?

 

En el trayecto de estos 21 años de carrera he regresado a mis inicios de técnico... De aquel muchacho que estuvo reparando televisores y haciendo cuantas conexiones electrónicas podía hacer. Digo esto porque no en vano he transitado por esta aventura de la televisión. Cuando me siento con mis compañeros y amigos técnicos a hablar del funcionamiento de los equipos, es muy gracioso porque me dicen... “Bueno y este “bichito” de donde sabe todas estas cosas”. Lo que ha cambiado en este tiempo es que ahora se de iluminación y tengo un claro manejo y funcionamiento de las cámaras. Eso definitivamente es algo que me apasiona y a lo cual estoy abocado de lleno. Me veo como generador de contenido y realizador. ¡Soy un hombre enamorado del espectáculo!

 

¿Además de “De todas maneras rosa”, estás trabajando en otros proyectos?

 

Estoy enfocado en varias cosas en paralelo con mi productora “Nirvana Films”... Pre-produciendo tres proyectos: “El Caminante”, un programa que nos paseará por la dimensión humana de cada uno de los personajes entrevistados con un ingrediente muy rico en el formato: que será la pincelada musical como alma esencial del programa. Un guión maravilloso de la mano de Carlos Pérez de una fascinante película que escribimos hace algún tiempo. Y un seriado de 20 horas. También estoy produciendo comerciales para televisión de reconocidas marcas y servicios, y manejando toda la parte audiovisual de una cervecería y todas sus marcas para redes sociales. En todo esto estoy debutando como director y productor, lo cual está siendo una experiencia muy grata.

 

¿Para ti cual es la clave del éxito?

 

Primero que nada, levantarse todos los días sin dejar de valorar el instante… De allí en adelante lo demás es ñapa. Y en lo laboral, lograr dar con un oficio que haría hasta de gratis.

 

¿Es necesario un toque de locura para llevar el día a día?

 

¡Indudablemente!... La amada locura siempre es absolutamente necesaria.

 

¿Qué tanta locura hay en tu vida real?

 

El día que crea que estoy cuerdo, ese día dejo de existir. Amo al loco pesimista que cree que él es el único loco y al loco optimista que cree que no está loco…

 

Finalmente… ¿De qué color ves la vida?

 

¡La veo rosa! (risas).

Participa

Publicidad
  • EN PANTALLA

    10:00 - 11:00 pm

    Boom

  • MÁS ADELANTE

    11:00 - 12:00 am

    Mensajero de la oscuridad