Andreína Vallejo

Venevision
Compartir

Norkys Batista es Andreína Vallejo

 

Andreína está muy conciente de su encantadora belleza, la cual administra muy bien con la gracia y coquetería aprendidas en las academias de modelaje desde muy niña. Es extremadamente cuidadosa de su apariencia, no se permite un cabello fuera de lugar ni tampoco pasar desapercibida; por donde camina deja una estela de asombro en las miradas. Ni siquiera cuando va a las obras de construcción, como ingeniero residente de la Constructora Macho-Vergara, Andreína se permite un trastorno en su impecable aspecto. El casco de seguridad lo lleva como si fuera la corona de Miss Universo. Y no es una impostura por mera vanidad, lo que pasa es que ella en el fondo es una reina. Andreína es conocida como la “Reina por un día”, porque fue electa Miss Latina Internacional y tuvo que claudicar por “amor”. Pero, este amor entrecomillado no es tan novelesco ni romántico como se cree. En realidad, Andreína hubo de renunciar a la corona porque estaba embarazada. De esta manera, su gran meta en la vida terminó por convertirla en una gran resentida, cuando alcanzó su sueño de niña se le llenó el corazón de rencor y rabia consigo misma, y con todo aquel que tuvo que ver con el bochornoso hecho que hoy termina siendo un secreto. Unos pocos allegados conocieron la razón de su renuncia a la corona y sólo dos personas supieron que abandonó a su hijo en manos del hombre que la embarazó: un mafioso que hoy cumple una larga condena en una cárcel de Estados Unidos. El destino de su hijo es absolutamente desconocido y a ella no le importa. Es una huella de su pasado que el tiempo borró en la memoria, pero no en su psique.

 

Aparentemente, Andreína es una muchacha transparente y dulce; así como es de cuidadosa por fuera, también lo es en su interior. Está llena de secretos y fines ocultos. Nadie imagina que tras esa vitrina de belleza femenina y seducción se esconde una mujer taimada, astuta y manipuladora que no conoce límites. Habiendo regalado su hijo en un arrebato de ira de adolescente, Andreína ya pasó la línea hace tiempo y ningún mal proceder le cuesta ni le genera culpas.

 

Andreína es la novia de Leonardo Alfonso Macho-Vergara, el hombre por quien supuestamente despreció el trono de la belleza por amor. Se conocieron en la universidad y estudiaron la misma carrera de ingeniería. Hoy en día está muy bien posicionada en las arcas y en el corazón de Anselmo. Ella es la única que sabe de las irregularidades con las que él maneja el consorcio como si fueran políticas empresariales, y no sólo sabe, sino que coopera para que nada se sepa, ganándose así el aprecio del patriarca de la familia. Su relación con Leonardo Alfonso ha sido un huracán de idas y venidas. Aunque para todos es una relación consolidada,  en el historial de su romance con Leonardo Alfonso no figura la petición de mano ni el anillo de compromiso, pero es un hecho tácito que la boda viene, al menos para ella; porque para él, Andreína en el fondo es lo más parecido a una tradición, ya es parte de su paisaje doméstico. Andreína se hace la vista gorda con las conquistas de Leonardo Alfonso, pero esta conveniente distracción le dura hasta que mira el brillo en sus ojos cuando él ve a Rosita la loca, la orate, la demente, la esquizofrénica. A Andreína no le faltarán calificativos, ni fuerza, ni maldad para combatir el amor entre Leonardo Alfonso y Rosa. Con Andreína Vallejo quedará demostrado que bastaría un diagnóstico médico para calificar su vida y su proceder como una locura; pero, las convenciones sociales no consideran a las muchachas bonitas, vanidosas y de buena familia como candidatas a la demencia. Pobre de Andreína en su “desamor”, pero peor aún, pobre de Rosita en las fauces de este lobo disfrazado de Caperucita.

  • EN PANTALLA

    11:00 - 12:00 am

    Noche de humor