Inicio > Consejos Practicos Antidepresivos

¡Consejos prácticos antidepresivos!

2019-02-22 15:36
Venevision
Compartir

Generosidad y amabilidad: La neurociencia afectiva ha realizado recientemente algunos estudios que han vinculado el descenso de estados depresivos con actitudes y emociones positivas, sugiriendo una alta conexión entre la oxitocina, la generosidad altruista y la amabilidad. Lo más interesante es que se refieren exclusivamente a conductas dirigidas hacia los demás, sino también a gestos de generosidad y amabilidad dirigidos hacia nosotros mismos.

 

Al igual que los pensamientos y comportamientos negativos, las palabras negativas también envían una señal de alarma a la amígdala, que aumenta su actividad, con lo que las hormonas del estrés inundan nuestro sistema, interrumpen nuestros procesos cognitivos, y boquean la producción de ciertos neuroquímicos que nos ayudan a manejar el estrés. Cuando usamos palabras amables y optimistas, podemos alterar el funcionamiento de nuestro cerebro mediante la liberación de antidepresivos naturales, el aumento de razonamiento cognitivo y el fortalecimiento de nuestra capacidad de resilencia.

 

 

Respiración abdominal: Estrés, miedo, ansiedad y depresión activan una respuesta de lucha o huida en nuestro sistema nervioso. Esto genera una respiración acelerada y poco profunda, lo que a su vez refuerza los mecanismos biológicos del estrés; un círculo vicioso. La respiración diafragmática produce fabulosos cambios en el organismo. Al modificar conscientemente la frecuencia y amplitud de la respiración, modificamos la cantidad y los tipos de moléculas que son liberadas del tronco encefálico. El movimiento del diafragma inducido por la respiración abdominal favorece la producción natural de serotonina en el sistema nervioso entérico (de hecho, el 90% de la serotonina es producida en este “cerebro de la barriga”). También favorece la secreción de endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, y benzodiacepinas endógenas, sustancias ansiolíticas y relajantes producidas de forma natural en nuestro cuerpo.

 

 

Algo realmente interesante es que la respiración abdominal estimula el nervio vago. Estimular eléctricamente el nervio vago está reconocido como un tratamiento útil para la depresión. Sin embargo, esta misma estimulación del nervio vago puede ser lograda con la respiración diafragmática, que rápidamente envía acetilcolina a través del cuerpo, un neurotransmisor que revierte algunos efectos del estrés como la inflamación, precursora de multitud de enfermedades.

 

Coherencia cerebro-corazón: El cerebro no es el único órgano que puede ayudarnos a producir antidepresivos naturales. Ya hemos visto que la barriga produce la mayoría de la serotonina, y el corazón es también una glándula hormonal que secreta hormonas y neurotransmisores que afectan profundamente la función del cerebro y el cuerpo. El corazón se reclasificó como parte del sistema hormonal en 1983, cuando se descubrió el péptido atrial, una hormona producida y secretada por las aurículas del corazón que desempeña un papel importante en el equilibrio de líquidos y electrolitos y ayuda a regular los vasos sanguíneos, los riñones, las glándulas suprarrenales y muchos centros cerebrales. Además, el aumento del péptido atrial inhibe la liberación de hormonas del estrés, y parece influir en la motivación y el comportamiento.

.

Gratitud: Un ejemplo fascinante de una emoción que puede cambiar por completo nuestra fisiología es la gratitud. La gratitud, un estado de apreciación y agradecimiento por lo recibido (ya sea esto tangible o intangible), provoca una respuesta hormonal que estimula el sistema nervioso y bloquea el daño causado por las hormonas del estrés. Concretamente, la gratitud favorece la producción de los neurotransmisores antidepresivos dopamina y serotonina.

 

 

Camina en la naturaleza: Los habitantes de ciudades con poco acceso a espacios naturales tienen una mayor incidencia de problemas psicológicos y una mayor cantidad de hormonas del estrés en sangre que las personas que sí tienen acceso a espacios naturales. Caminar en zonas tranquilas y arboladas mejora nuestra salud mental y nuestras capacidades cognitivas, equilibra nuestros estados de ánimo y disminuye la ansiedad y la rumiación. El contacto con la naturaleza propicia que la corteza prefrontal subgenual reciba un menor flujo sanguíneo y calme su reactividad.

 

 

El poder del humor y la risa: Además del ejercicio físico, la risa es una de las formas más eficaces de inducir la liberación de endorfinas. Incluso la anticipación de la risa (por ejemplo, antes de iniciar una actividad en la que esperamos reír y disfrutar) incrementa los niveles en sangre de endorfinas. Las personas que experimentan emociones expansivas (incluyendo el placer que produce el humor) presentan mejoras en una amplia gama de habilidades cognitivas y comportamientos sociales: muestran mayor flexibilidad mental, resuelven problemas de manera más creativa, su reflexión, planificación y discernimiento son más eficaces, y sus comportamientos prosociales, como la ayuda y la generosidad, son mucho más agudos.

 

Participa

Publicidad
  • EN PANTALLA

    01:00 - 02:00 pm

    Torrente

  • MÁS ADELANTE

    02:00 - 03:00 pm

    Vino el Amor

  • 03:00 - 04:00 pm

    El Gordo y la Flaca

  • 04:00 - 07:00 pm

    Atómico

  • 07:00 - 08:00 pm

    Cartas del Corazón